Mobility

El reto es la adaptación efectiva de sus procesos de negocio a las posibilidades de la movilidad.

En un momento en el que casi nadie discute ya la capacidad de las tecnologías móviles para imprimir nuevas perspectivas y posibilidades, los retos a los que se enfrentan las empresas que pretenden modernizarse con el uso de sistemas y plataformas basadas en dispositivos móviles siguen estando relacionados, más que con la ampliación de los canales de comunicación con sus clientes – los cuales hace ya años que compran y se informan desde sus smartphones y sus tablets – con la adaptación efectiva de sus procesos de negocio a las posibilidades de la movilidad.

Unos procesos de negocio – y, en concreto, la parte operativa de los mismos – aún demasiado basados en el puesto fijo o en el portátil tradicional, que obligan al técnico a esperar a llegar a la oficina para volcar las lecturas de sensores remotos, al gestor de proyectos a necesitar aún el PC de siempre para trabajar, o que impiden a máquinas dispersas comunicar en tiempo real sus parámetros de funcionamiento. La movilidad está reduciendo, y debería hacerlo mucho más en un futuro próximo, la distancia entre procesos  – o entre comerciales y sus directivos, entre dispositivos de medida y los ingenieros de planta, o entre los pacientes y sus médicos – de forma que es uno de los basamentos clave de lo que se ha dado en llamar la explosión digital, aún más promesa que realidad, de puertas adentro, en muchas empresas españolas.

Dando por supuesto el componente de innovación en procesos de negocio, las organizaciones van a tener que seguir prestando atención a determinadas claves (no por sabidas, menos resaltables) para poder avanzar en el despliegue de tecnologías móviles: en primer lugar – y no necesariamente por este orden – , entender mejor las posibilidades de movilización de las plataformas de negocio actuales (ERP, CRM, BI, SCM, M2M…), y de los procesos subyacentes, calibrando las consecuencias de todo ello para sus modelos y compromisos de servicios tecnológicos. En segundo lugar, tendrán que terminar de incorporar la movilidad personal (empleados, clientes, proveedores… y también, cosas) a sus ecosistemas tecnológicos, aún reticentes, en muchos casos, a aceptar elementos ajenos. En tercer lugar, y muy relacionado con todo ello, deberán mejorar la manera en la que están adaptando las políticas, procedimientos y tecnologías de seguridad al problema de la pérdida de control – y las nuevas amenazas consecuencia de todo ello –  inherente a la diseminación de sistemas de información críticos en dispositivos móviles, de origen desconocido y en manos de cualquiera.

Por su lado, los fabricantes tendrán que seguir lidiando con el problema más antiguo, más limitante e – inexplicablemente para muchos – peor resuelto hasta la fecha: el de la acumulación y consumo de energía en sus dispositivos”.

 

Danos tus datos para obtener más información, o consúltanos

Empresa *

Nombre * Apellidos *

Business Email *

Teléfono móvil *

Cargo
 CIO Directivo TI Otro (indicar):

¿Qué prefieres?
 Call Visita

Fecha y Hora:
Opción 1: *
Opción 2: *

Consulta

Al presionar el botón "Enviar", se entiende que se ha leído el Aviso Legal y se acepta la Política de privacidad de Penteo